Harinas de roca es un estructurante del suelo. En los suelos arenosos, el aporte de basalto permite retener el agua y por lo tanto obtener una tierra menos seca. Esta propiedad que tiene las harinas de roca se debe a las características higroscópicas del basalto micronizado y al desarrollo del humus.
El basalto es también eficaz en las tierras apelmazadas que airea cuando se emplea en forma de arena, contribuye al calentamiento de los suelos.
Nuestras harinas de roca contienen también sílice, elemento que refuerza los tejidos de los vegetales y estimula su resistencia natural a las enfermedades y a los ataques parasitarios. También contiene calcio que conviene a todos los terrenos sean ácidos o básicos.