Abono orgánico con un alto contenido en nitrógeno. Activador del crecimiento equilibrado de los cultivos.

Realiza un aporte rápido y equilibrado del Nitrógeno, favorece y estimulas los procesos fisiológicos de las plantas.

Fundamento técnico

En las plantas la mayor parte del Nitrógeno se localiza en compuestos de elevado peso molecular ( proteínas y ácidos nucleicos). Suele ser el macroelemento que con mayor frecuencia limita la producción de los cultivos. La carencia de nitrógeno se traduce en clorosis en las hojas viejas, observándose una disminución en la superficie de la biomasa.

Descarga documentación:

Ficha técnica
Etiqueta de producto

Composición

Nitrógeno total (N)
N orgánico (N org.)
Fósforo (P2O5)
Potasio (K2O)
Calcio(Ca)
Hierro(Fe)
Materia orgánica
C/N
Humedad
15,0 %
14,0 %
0,39 %
0,29 %
0,04 %
0,25 %
95,0 %
3,7
10,0 %

La harina de sangre es un abono orgánico con alto contenido en nitrógeno, obtenido a partir de harinas de sangre. Sus elementos nutritivos son liberados gradualmente, cubriendo las necesidades de la planta durante su desarrollo.
Su aplicación aumenta la tasa fotosintética y asegura el aporte de Nitrógeno en los momentos críticos del crecimiento vegetativo.
Su origen y proceso de fabricación hace que sus principios no sean lavados por el agua de lluvia ni riegos prolongados, evitándose así la pérdida de material nutritivo y la contaminación de aguas subterráneas.

RECOMENDACIONES DE USO

Aplicación y dosis

La forma de incorporación más habitual es aplicando directamente sobre el terreno, siendo aconsejable realizar labor de enterrado.
Dosis: de 500 a 2.000 kg/ha según el cultivo, tipo de suelo, objetivo de la producción, etc…

Particulares Acceso Compras

Comprar

Mayoristas Acceso Compras

Acceso o registro para
agricultores o profesionales

Acceder