Las harinas de roca en especial el basalto es excepcionalmente rico en magnesio (el polvo de basalto contiene en forma natural más de un 8% de magnesio). Este elemento es esencial para las plantas y para la fotosíntesis ya que es el principal constituyente de la clorofila.
Los análisis muestran que la gran mayoría de los suelos tienen carencias en magnesio. Esta carencia ha permitido que en nuestra alimentación también falte este componente, el magnesio es indispensable en el hombre para su equilibrio fisiológico, para su salud nerviosa, para combatir el cansancio.
Es preferible tratar el problema en su base y enriquecer los suelos en magnesio mediante el basalto como harina de roca.
Muy pronto más noticias sobre este mineral en la aplicación en los cultivos.
Ecoforce por una agricultura agricultura sin residuos y un mundo más sostenible