En la actualidad, la producción de caqui está muy concentrada en un breve periodo de tiempo, sobre todo entre los meses de Noviembre y Diciembre. Esta producción tan puntual obliga a conservar el fruto para ampliar el periodo de comercialización al máximo posible. Sin embargo, la conservación del caqui se ve limitada al tiempo en el cual el fruto mantiene un mínimo de firmeza, característica sin la cual el valor comercial del caqui se pierde.

Una de las principales enfermedades que se pueden dar en la postcosecha del kaki y que año tras año causa importantes mermas es la alternaría. Este hongo se desarrolla en materia orgánica muerta, hojas, brotes y plantas adventicias. Sus esporas asexuales se diseminan por el viento o la lluvia y, en condiciones adecuadas, germinan e infectan los frutos en campo a través de la cutícula de la piel o de heridas bajo de los sépalos.

Inicialmente la alternaría en caqui se desarrolla muy lentamente y de manera superficial, creando daños intracelulares que no sin visibles en frutos inmaduros. Cuando estos maduran y son recolectados, el hongo comienza a desarrollarse y aparecen los primeros síntomas. El estado del fruto en postcosecha influye notablemente en la progresión de esta enfermedad, siendo mucho más prolífera en frutos blandos y deshidratados. De igual forma, factores meteorológicos como la lluvia y alta humedad favorecen la proliferación de las infecciones por alternaria. También el exceso de riego y el abonado en las últimas fases del crecimiento del fruto induce la aparición de este patógeno.

En Ecoforce, disponemos de estrategias para fortificar los tejidos de las plantas de manera que las hacemos más resistentes a plagas y enfermedades. Además ayudas a generar en la planta una mayor resistencia a los cambios bruscos de humedad y temperatura, mejorando la vida postcosecha y minimizando los daños mecánicos en el fruto.

Con una estrategia adecuada podemos conseguir mayor persistencia de la fruta en el árbol, un incremento de la vida postcosecha, menor pérdida del peso específico en cámara, mantenimiento del color uniforme y firmeza del fruto durante más tiempo en cámara.