No hay productos en tu carrito

Subtotal: 0,00 €
Página:
  1. 1
  2. 2

Sustancias húmicas y fúlvicas, beneficios sobre la planta.

EFECTO DE LAS SUSTANCIAS HÚMICAS SOBRE LA PLANTA

Las sustancias húmicas además de los ampliamente conocidos efectos que tienen sobre el suelo (mejora de la estructura y fertilidad del suelo, entre otros), tienen efectos directos sobre la planta actuando en diferentes procesos fisiológicos y bioquímicos que estimulan su crecimiento y la toma de nutrientes.

Entre los efectos bioestimulantes de las sustancias húmicas sobre el desarrollo vegetal están:

  1. Germinación
  2. Crecimiento radicular
  3. Absorción de nutrientes

Por otra parte, las sustancias húmicas tienen efecto en el desarrollo fisiológico de las plantas al estimular la división y la diferenciación celular, actúan sobre la respiración, fotosíntesis, en la síntesis de proteínas y algunas actividades enzimáticas, incluso se ha constatado que mejoran la absorción del hierro por su efecto quelatante.

En general, se puede decir que los ácidos húmicos se suelen acumular en las raíces donde actúan principalmente, mientras que los ácidos fúlvicos, al tratarse de moléculas de menor peso molecular, son absorbidos más activamente por las plantas y su transporte a la parte aérea es mayor.

Es muy importante tener en cuenta que estos efectos que ejercen las sustancias húmicas sobre la planta dependen del tipo u origen y dosis de sustancias húmicas empleadas, así como de la especie vegetal, edad y estado nutricional de la misma.

TABLA DE PRECIOS

FORCE-HUMIC HD 82 20KG  9,50€
FORCE-HUMIC HD 82  5KG  9,90€
FORCE-HUMIC HD 82  1KG 12,20€
FORCE-HUMIC HD 82 1000KG (40 SACOS)  2,20€
FORCE-HUMIC HD 82 1000 L  0,89€
FORCE-HUMIC HD 82 20L (48 UNIDADES)  1,10€

Si desea más información al respecto o fundamento técnico, comuníquese con nosotros.

Departamento técnico

Tel. 962 839 179

Publicado en Artículos técnicos por Ecoforce

Poda del pistacho

En sus primeros años, el pistachero destaca por su frondosidad. No obstante, a partir del séptimo año, aproximadamente, su vigor vegetativo se atenúa sustancialmente.

En cambio, su dominancia apical se acentúa con el tiempo y con frecuencia se observan ramas de años anteriores carentes de ramificaciones secundarias. Característica fisiológica que obliga al despunte.

El momento indicado para todo tipo de poda en esta especie es durante el reposo invernal: es decir, desde primeros de febrero hasta mediados de marzo.

La poda de formación suele comprender un periodo de 6 años contados desde el año del injerto. A pesar de que retrasa la entrada en producción, resulta imprescindible. Pero varía su ejecución según el vigor de cada árbol o de si se trata de un ejemplar masculino o femenino.

La poda de producción se realizará anualmente y será ligera buscando el equilibrio del árbol. Las yemas florales aparecen al tercer año del injerto. Sin este tipo de poda el pistachero se mostrará incapaz de generar reservas suficientes para fructificar anualmente con regularidad. Consta que una poda de producción racional amortigua la vecería.

La poda de rejuvenecimiento conviene empezar a acometerla a partir de los 40 años. Su cadencia debe ser anual. Consistirá en un severo aclareo de las ramas que dificulten la ventilación y la iluminación. El objetivo es inducir la brotación de yemas de madera que acaben generando reservas para la fructificación.

Recuerde que los técnicos de Fertilizantes Ecoforce están a su disposición para hacerle llegar toda la información que necesite, con el fin de obtener el mejor rendimiento en sus cultivos.

Presupuestos sin compromiso y entrega de producto en 24 horas. Teléfono: 96 283 91 79

Publicado en Artículos técnicos por Ecoforce

ENRAIZADOR ORGÁNICO PARA PLANTAS CON FÓSFORO

El fósforo forma parte de la composición de muchas proteínas y enzimas. También de los ácidos  nucleicos portadores de la información genética (ADN y ARN) y de las moléculas ADP y ATP, encargadas del almacenamiento y transporte de la energía necesaria para el metabolismo de la planta.

El síntoma más notorio y generalizado de la carencia de fósforo en los cultivos es el retraso en su desarrollo, ya que el fósforo genera un efecto directo e imprescindible en el enraizamiento.

Las plantas, como es bien sabido, absorben por vía radicular agua y nutrientes, pero dicha absorción no sólo depende de la extensión del sistema radicular, sino también de la densidad y regeneración de los pelos absorbentes.

En muchas especies, las raíces se convierten en órganos de reserva, cruciales para la brotación tras la parada invernal. En las raíces, además, se sintetizan fitohormonas fundamentales para la regulación del metabolismo vegetal, se trata de procesos tan críticos como la división y elongación celular, la fructificación, el control estomático o la senescencia.

El desarrollo radicular determina, pues, la productividad de los cultivos y la calidad de las cosechas.

Las plantas absorben por vía radicular el fósforo principalmente como ion difosfato (HPO4 2-) o ion monofosfato (H2PO4 -) en un rango de pH de la solución del suelo comprendido entre 5 y 9. Así, con pH superior a 7,2 prevalece la forma difosfato y, en cambio, con pH inferior a 7,2 lo hace el monofosfato. Conviene señalar que, asimismo, el fósforo precipita al reaccionar con el carbonato cálcico presente en los suelos alcalinos y con los compuestos de hierro y aluminio en los suelos ácidos: lo que restringe los movimientos del fósforo aplicado al suelo. Se ha observado, por otro lado, que los aportes de fertilizantes amoniacales a suelos alcalinos optimizan la absorción del fósforo. Esto se debe a que la absorción de amonio acidifica el pH de la rizosfera, mientras que la de nitratos aumenta su pH.

Dado el protagonismo del fósforo en todos los procesos energéticos de la planta, su carencia o indisponibilidad resultan determinantes durante todo el ciclo del cultivo: sobre todo, en la fase de enraizamiento y en las etapas de floración y fructificación.

FORCEX es una combinación de ácidos orgánicos (extractos húmicos) y nutrientes cuya  finalidad es inducir la emisión de raíces y fortalecer su desarrollo.

Su equilibrada composición (14% de P2O5 y 2,5% de NH4 +) permite lograr efectos evidentes en cualquier fase del ciclo, cuando la generación de nuevas raíces sea insuficiente debido a la temperatura, humedad, salinidad, condición nutricional, enfermedades, etc.

Aplicado tras la siembra y en postrasplante, favorece un mejor establecimiento y mayor homogeneidad en el desarrollo de las plantas, así como una rápida recuperación. Cuando se aplica durante el desarrollo, propicia una alta densidad de raíces que repercute directamente sobre la mejora de las diferentes fases del ciclo: floración, cuajado y desarrollo de frutos.

TABLA DE PRECIOS

FORCEX-ECO 5L 8,20€
FORCEX-ECO 1L 8,70€
FORCEX        10L 8,80€

*PARA CANTIDADES SUPERIORES CONSULTE PRECIOS ESPECIALES LLAMANDO AL 962 839 179

Recuerde que los técnicos de Fertilizantes Ecoforce están a su disposición para hacerle llegar toda la información que necesite, con el fin de obtener el mejor rendimiento en sus cultivos.

Presupuestos sin compromiso y entrega de producto en 24 horas. Teléfono: 96 283 91 79

Publicado en Artículos técnicos por Ecoforce

ASESORAMIENTO GRATUITO EN EL CULTIVO DEL PISTACHO

Descripción botánica y fenología

El género Pistacia pertenece al orden Sapindales y a la familia Anacardiaceae.

Se trata de una especie caducifolia, dioica, muy longeva, de gran dominancia apical, con un desarrollo lento y que tiende a presentar una copa abierta con abundante ramificación.

Aunque los árboles del género Pistacia presentan raíz pivotante, se suele pinzar en el vivero para convertirla en fasciculada y así optimizar su nutrición.

Tras el reposo invernal, las yemas se hinchan paulatinamente, las brácteas se separan y principia el desborre. Las yemas de flor brotan antes que las de madera.

La floración se inicia a finales de marzo o a primeros de abril en los cultivares tempranos y a mediados de abril en los tardíos.

Las flores aparecen agrupadas en inflorescencias en forma de racimo en las axilas de las ramas laterales de un año. Las flores femeninas son de mayor tamaño que las masculinas, pero su aspecto es muy similar. Como se ha indicado, el pistachero es dioico, de modo que las flores femeninas y las masculinas se encuentran en árboles diferentes. La proporción aconsejada entre árboles hembras y machos en plantaciones es 8:1.

La polinización es anemófila (por medio del viento). Llegando a ser perjudicial la intervención de las abejas, pues sólo son atraídas por las flores masculinas, de modo que se desperdicia el polen.

La fecundación se verifica a las 24 horas de haber alcanzado el grano de polen el estigma. Por lo general, únicamente uno de los tubos polínicos llega hasta el óvulo.

Su fruto, el pistacho, es una drupa monosperma, ovoide y alargada. La semilla, parte comestible del fruto, está rodeada, de dentro hacia fuera, por una cáscara dura (endocarpio) y un pellejo (epicarpio y mesocarpio), que durante la inmadurez es amarillo y en plena madurez rosado. Determina el valor comercial de la cosecha el porcentaje de frutos maduros abiertos (dehiscencia).

Requerimientos del cultivo

Climáticos

El pistachero precisa inviernos fríos. Para lograr una brotación homogénea necesita acumular un mínimo de horas frío (horas por debajo de los 7 ºC) durante la parada invernal. En concreto: en los cultivares tempranos, unas 700; y en los tardíos, unas 1.000.

Asimismo, precisa veranos largos y calurosos. Para la conveniente maduración de los frutos, las plantaciones deben establecerse en zonas donde se acumulen unidades de calor (integral térmica) desde abril hasta septiembre. En concreto: en los cultivares tempranos, más de 3.000; y en los tardíos, más de 3.500.

Por otro lado, las heladas tardías (marzo, abril, mayo) se consideran uno de los mayores factores limitantes de este cultivo. De hecho, las fuertes heladas primaverales no sólo malogran la cosecha del año, sino que comprometen las de campañas venideras.

Otro factor climático que hay que tener en cuenta son las lluvias en los meses de abril y mayo, pues impide la polinización y fomentan el desarrollo de hongos fitopatógenos. También resultan perniciosas las precipitaciones en septiembre, ya que demoran la recolección y, por tanto, incrementan el riesgo de deterioro de la cosecha.

En general, se considera que para el cultivo del pistachero la humedad relativa ambiental debe mantenerse por debajo del 50% durante los meses de verano.

Edáficos

Los suelos más indicados para el cultivo del pistachero son los de textura media (francos o franco-arenosos), calizos (pH alcalino), profundos y con buen drenaje. No obstante, se trata de una especie muy rústica y con gran capacidad de adaptación a diversos suelos, siempre que no sean proclives al encharcamiento.

Patrones

Normalmente, en España, se opta por Pistacia terebinthus (popularmente, cornicabra). Y entre sus virtudes, quizá por su condición autóctona y contrastada adaptabilidad, destaca su alto rendimiento productivo respecto a otros patrones como Pistacia atlantica, Pistacia integerrima o Pistacia vera.

Si tratara de un suelo con presencia de Verticillium, cabe la posibilidad de decantarse por el híbrido UCB1.

Cultivares

A la hora de optar por un cultivar, se deben tener en cuenta varios factores como, por ejemplo, clima de la zona, características del suelo, calidad del fruto, floración, producción, periodo juvenil o sensibilidad a plagas y enfermedades.

Hasta el momento, en España sobresale Kerman, cultivar que se caracteriza por la blancura de su cáscara, el buen tamaño de su fruto y por ser de floración tardía.

De todos modos, en grandes extensiones se aconseja diversificar, de ahí que pueda resultar interesante contar con otros cultivares: Aegina, Avdat, Avidon, Batoury, Joley, Kastel, Larnaka, Mateur, Napoletana o Sirora.

Según los cultivares femeninos elegidos, se elegirán los masculinos buscando la sincronización de ambas floraciones. En el caso de Kerman, el más indicado es Peter.

Injerto

Se lleva a cabo al año o dos años de la plantación, cuando el patrón tenga una altura de unos 25 cm y un grosor de unos 12 mm.

La modalidad más empleada es la de escudo y en el campo. Se recomienda empezar a injertar a principios de julio y continuar durante todo agosto, siempre que las temperaturas lo permitan. Recordemos que a más de 30 ºC el patrón puede estresarse y dificultar el prendimiento de la yema.

Si a los veinte días del injerto la yema está seca, se volverá a injertar por debajo del injerto fallido. Los intentos se prolongarán, a lo sumo, hasta mediados de septiembre.

El patrón no se cortará hasta que el brote del injerto mida unos 30 cm. Para su protección, se aconseja el empleo de protectores ventilados que también pueden hacer las veces de tutores.

Poda

En sus primeros años, el pistachero destaca por su frondosidad. No obstante, a partir del séptimo año, aproximadamente, su vigor vegetativo se atenúa sustancialmente.

En cambio, su dominancia apical se acentúa con el tiempo y con frecuencia se observan ramas de años anteriores carentes de ramificaciones secundarias. Característica fisiológica que obliga al despunte.

El momento indicado para todo tipo de poda en esta especie es durante el reposo invernal: es decir, desde primeros de febrero hasta mediados de marzo.

La poda de formación suele comprender un periodo de 6 años contados desde el año del injerto. A pesar de que retrasa la entrada en producción, resulta imprescindible. Pero varía su ejecución según el vigor de cada árbol o de si se trata de un ejemplar masculino o femenino.

La poda de producción se realizará anualmente y será ligera buscando el equilibrio del árbol. Las yemas florales aparecen al tercer año del injerto. Sin este tipo de poda el pistachero se mostrará incapaz de generar reservas suficientes para fructificar anualmente con regularidad. Consta que una poda de producción racional amortigua la vecería.

La poda de rejuvenecimiento conviene empezar a acometerla a partir de los 40 años. Su cadencia debe ser anual. Consistirá en un severo aclareo de las ramas que dificulten la ventilación y la iluminación. El objetivo es inducir la brotación de yemas de madera que acaben generando reservas para la fructificación.

Riego

El pistachero es una especie que muestra gran resistencia a la sequía y alta tolerancia a la salinidad. Características que permiten su cultivo en condiciones de secano.

Sin embargo, en zonas con pluviometría anual por debajo de los 500 l/m2, se prescribe regarlo para incrementar la producción y mejorar la calidad visual de los frutos.

Sobre todo, conviene cubrir las necesidades hídricas durante la fase del llenado del fruto, que en España comprende desde mediados de junio hasta mediados de septiembre. También resulta aconsejable el riego en octubre, con vistas a acumular reservas después de la recolección y antes del reposo invernal.

Abonado

Aunque el género Pistacia es muy rústico, en el caso de su establecimiento en suelos de escasa fertilidad, conviene el aporte de abono. Para establecer un programa de fertilización adecuado resulta imprescindible un análisis previo del suelo.

Las cantidades de nutrientes que demanda el pistachero a lo largo del año dependen de los diferentes estados fenológicos por los que atraviesa y del estado de sus reservas. Recordemos que se trata de un árbol de intensa vecería.

Calendario de tratamientos

Plagas

Actualmente, en España, se puede considerar plaga, el coleópetro Labidostomis lusitanica (nombre común: clitra o galeruca). Sobre todo, resulta una grave amenaza para las plantaciones jóvenes dada su voracidad. En pocas horas son capaces de defoliar grandes extensiones. Para minimizar sus ataques, se aconseja controlar la flora arvense y recurrir a los tratamientos a base de aceite de Neem o piretrinas naturales a partir de mayo.

También varias especies de hemípteros (chinches) pueden causar daños directos en los frutos por picadura e indirectos al propiciar sus heridas la entrada de determinados hongos fitopatógenos. El periodo de riesgo abarca desde la floración (finales de marzo) hasta el endurecimiento de la cáscara (mediados de mayo). Tratamientos con oleato potásico y aceite de Neem a partir de marzo ayudan a controlar esta plaga.

Enfermedades

En años lluviosos, se aplicarán con carácter preventivo contra diversos hongos tratamientos foliares a base de cobre. Se aconseja tratar, especialmente, en la fase de hinchamiento de yemas, tras la recolección y con el 50% de la hoja caída.

Recuerde que los técnicos de Fertilizantes Ecoforce están a su disposición para hacerle llegar toda la información que necesite, con el fin de obtener el mejor rendimiento en sus cultivos.

Presupuestos sin compromiso y entrega de producto en 24 horas. Teléfono: 96 283 91 79

Publicado en Artículos técnicos por Ecoforce

Los pulgones o áfidos son insectos con una gran capacidad reproductora y, por tanto, colonizadora, cuando les son propicias las condiciones, lo que suele ocurrir a partir de la primavera y mientras en la planta hospedadora haya flujo de savia elaborada.

En ECOFORCE podemos eliminar los pulgones con FORCE-CONTACT , pulse en el producto para acceder a la ficha técnica y poder comprarlo.

Los pulgones muestran diferentes formas dentro de la misma especie (polimorfismo intraespecífico), de modo que se pueden encontrar individuos alados e individuos ápteros en una misma colonia.

También se caracterizan por presentar distintos tipos de ciclo biológico, según su mayor propensión a reproducirse de manera partenogenética (sin intervención de los machos) y vivípara o, por el contrario, a hacerlo de forma sexual y ovípara.

También se pueden distinguir por completar su ciclo vital (fase sexual y fase asexual) sobre una misma planta (especies monoicas) o cambiar de hospedador para completarlo (especies diocas).

Los pulgones están dotados del aparato bucal picador-chupador típico de los homópteros: en este caso, poseen un rostro alargado que enfunda cuatro estiletes capaces de sortear las células epidérmicas de la planta, mediante un movimiento alterno y cambiante de dirección, hasta alcanzar el floema, de donde succionan gran cantidad de savia y de la que apenas retienen los aminoácidos, nutrientes esenciales para su desarrollo. El exceso de agua y azúcares lo eliminan copiosamente a través del ano (situado en la cauda) en forma de melaza.

Otro rasgo que caracteriza a los áfidos en general y sirve para su clasificación taxonómica son los llamados sifones, par de tubos excretores de sustancias de naturaleza cérea ubicados en la parte terminal del abdomen.

Estas son algunas de las especies de pulgones consideradas plagas para nuestros cultivos:

Acythrosiphon pisum                            Pulgón verde del guisante

Apis fabae                                           Pulgón negro de las habas

Aphis gossypii                                     Pulgón del algodón

Aphis pomi                                          Pulgón verde del manzano

Aphis spiraecola                                   Pulgón verde los cítricos

Brachycaudus helichrysi                       Pulgón verde del ciruelo

Brachycaudus persicae                         Pulgón negro del melocotonero

Brevicoryne brassicae                           Pulgón harinoso de la col

Cerosipha forbesi                                  Pulgón verde de la fresa

Daktulosphaira vitifoliae                         Filoxera de la vida

Dysaphis plantaginea                            Pulgón ceniciento del manzano

Dysaphis pyri                                       Pulgón ceniciento del peral

Eriosoma lanigerum                              Pulgón lanígero del manzano

Hyalopterus pruni                                  Pulgón harinoso del ciruelo

Macrosiphum euphorbiae                       Pulgón verde de la patata

Metopolophium dirhodum                       Pulgón de los cereales

Myzus cerasi                                        Pulgón negro del cerezo

Myzus persicae                                    Pulgón verde del melocotonero

Nasonovia ribisnigri                               Pulgón rosado o rojo de la lechuga

Rhopalosiphum padi                              Pulgón verde oscuro de las gramíneas

Sitobium avenae                                   Pulgón verde de la avena

Toxoptera aurantii                                 Pulgón negro de los cítricos

Cómo evitar que nuestras plantas sean atacadas por el pulgón

Para prevenir el ataque de la plaga, se considera determinante una nutrición equilibrada del cultivo. En concreto, aportes excesivos de nitrógeno inorgánico resultan contraproducentes, pues generan un incremento de los niveles de nitrógeno soluble en los tejidos jóvenes, con lo que se convierten en una despensa de alimento y, por tanto, en un reclamo para los pulgones.

Se recomienda, asimismo, la prospección de las parcelas con una frecuencia semanal en los periodos de máximo riesgo, puesto que las intervenciones contra esta plaga resultan mucho más eficaces al inicio de la colonización del cultivo, que suele ser heterogénea y por focos.

El empleo de trampas de agua amarillas es otro método fiable para determinar la presencia de pulgones en la parcela y establecer un umbral de tratamiento.

Combatir una plaga cuando ya está en nuestras plantas

Los daños infligidos por los pulgones a los cultivos son de índole variada:

  • Daños directos como consecuencia de su alimentación. Es decir, picaduras que debilitan a la planta. Además, inyectan toxinas que producen deformaciones en las hojas y chancros en brotes, ramas y raíces.
  • Expulsión de melaza que recubre la planta, atrae a las hormigas y propicia el desarrollo de hongos oportunistas del tipo de las fumaginas (negrillas), lo que dificulta los procesos fisiológicos de la planta y deprecia el valor comercial de frutos y hortalizas.
  • Presencia de pulgones, tanto alados como ápteros, en frutos y hortalizas que las devalúan comercialmente.
  • Transmisión de virus.

Los pulgones, por su gran movilidad (individuos alados o transportados por hormigas) y capacidad reproductiva, constituyen una plaga difícil de combatir y eliminar. Para lograr resultados satisfactorios en su control, se aconseja verificar el buen estado de los equipos de tratamiento y añadir al caldo un buen tensoactivo que optimice el mojado del cultivo.

Para no malograr el potencial de los productos empleados en los tratamientos vía foliar, no se deben realizar las aplicaciones con viento. Un viento de 4 m/s (15 km/h) provoca una deriva de unos 5 metros. Tampoco se debe tratar en las horas centrales del día, ya que la acción del sol degrada a la mayor parte de los productos. En cambio, la humedad ambiental y el estado turgente de la planta favorecen la absorción.

Recuérdese que con temperaturas superiores a 25 ºC se pueden producir fitotoxicidades y evaporación de las sustancias activas.

Force-Contact Oleatbio, una solución para combatir el pulgón

Force-Contact Oleatbio es un producto ecológico que actúa por contacto, disuelve la cutícula del insecto y reduce la incidencia de los ataques de plagas que se protegen con algún tipo de cubierta cérea. Además, ejerce una acción limpiadora y de arrastre sobre la melaza secretada por insectos chupadores en las partes verdes del cultivo, como ocurre con los pulgones.

Su efecto se funda en la acción disolvente que ejerce sobre el exoesqueleto de los insectos, que acaba por deshidratarlos y alterarles su capacidad respiratoria.

Force-Contact Oleatbio no actúa por ingestión, a diferencia de la mayoría de las materias activas del mercado. Su modo de acción impide que las plagas desarrollen resistencias, al contrario de lo que también suele ocurrir con los insecticidas convencionales.

No presenta plazo de seguridad, por lo que no obliga a aplazar la entrada en la parcela tratada o demorar la recolección.

ECOFORCE Agronutrientes ecológicos de alta calidad

Publicado en Artículos técnicos por Ecoforce

Descripción de la mosca blanca

Las llamadas moscas blancas son insectos pertenecientes al orden de los homópteros y a la familia de los aleuródidos. Los adultos son de pequeño tamaño (de 1,5 a 2 mm), con el cuerpo y las alas recubiertos de secreciones de cera en forma de polvo blanco.

También se caracterizan por presentar las antenas con siete artejos. Por lo general, los adultos de las distintas especies de mosca blanca muestran un aspecto relativamente similar.

Los huevos de mosca blanca empiezan siendo de color blanquecino, pero con el paso de los días se van oscureciendo. Las hembras suelen realizar las puestas en el envés de las hojas más jóvenes.

Las larvas pasan por cuatro estadios. Durante el primero de ellos, las larvas poseen patas y antenas, moviéndose frenéticamente sin abandonar la hoja. El resto de estadios larvarios son inmóviles al carecer de patas y antenas.

Las secreciones céreas que cubren el cuerpo de las larvas se convierten en un escudo cuyas formas sirven para distinguir e identificar a las distintas especies de mosca blanca. De este escudo se formará el pupario, de donde acabará surgiendo un nuevo adulto, cuyo cuerpo todavía no estará revestido de cera, de modo que se verá de color amarillo y con las alas transparentes.

ESPECIE                                 NOMBRE COMÚN

Aleurodicus dispersus               Mosca blanca de la platanera

Aleurolobus olivinus                  Mosca blanca del olivo

Aleurothrixus floccosus             Mosca blanca algodonosa de los cítricos

Aleyrodes elevatus                   Mosca blanca de higuera

Aleyrodes proletella                   Mosca blanca de las crucíferas

Bemisia hancocki                     Bemisia de los cítricos

Bemisia tabaci                          Mosca del tabaco

Dialeurodes citri                         Mosca blanca de los cítricos

Parabemisia myricae                 Mosca blanca de los cítricos

Siphoninus phillyreae                Mosca blanca del peral

Trialeurodes vaporariorum          Mosca blanca de los invernaderos (lechuga, pimiento, tomate?)

Daños en los cultivos

Los daños ocasionados por las moscas blancas son de diversa índole y, por lo general, de notoria consideración:

  • Como todos los homópteros fitófagos, se trata de una plaga picadora-chupadora que debilita la planta al succionarle la savia.
  • La gran cantidad de melaza de la que es capaz de segregar una colonia descontrolada de mosca blanca sobre el cultivo, además de obturar los estomas, suele fomentar la proliferación de negrilla, lo que reduce la tasa fotosintética y, por tanto, los rendimientos.
  • Otro perjuicio que acarrea la presencia de mosca blanca es el correspondiente a su actividad como vector de transmisión de múltiples virus. Sobre todo, Bemisia tabaci en tomate.

Control

Las moscas blancas muestran un elevado potencial biótico y un gran solapamiento entre generaciones, coexistiendo en todo momento distintos estados de desarrollo. Esto, sumado a la abundante secreción cérea que las protege, convierte a las moscas blancas en una plaga difícil de combatir e imposible de eliminar por completo.

En todo caso, conviene reconocer que el uso abusivo e indiscriminado de los insecticidas químicos convencionales ha agudizado el problema, al ir eliminando, por un lado, a los enemigos naturales de esta plaga y, por otro, al ir generando resistencias, con lo que se ha propiciado la aparición de súper razas de mosca blanca en las diferentes especies.

De modo que, probablemente, ha sido peor el remedio que la enfermedad.

FORCE-CONTACT OLEATBIO

FORCE-CONTACT OLEATBIO es un producto ecológico que actúa por contacto, disuelve la cutícula del insecto y reduce la incidencia de los ataques de plagas que se protegen con algún tipo de cubierta cérea. También ejerce una acción limpiadora y de arrastre sobre la melaza secretada por insectos chupadores en las partes verdes del cultivo.

Su efecto se funda en la acción disolvente que ejerce sobre el exoesqueleto de los insectos, que acaba por deshidratarlos y alterarles su capacidad respiratoria.

FORCE-CONTACT OLEATBIO no actúa por ingestión, a diferencia de la mayoría de las materias activas del mercado.

Su modo de acción impide que las plagas desarrollen resistencias, al contrario de lo que también suele ocurrir con los productos químicos convencionales.

No presenta plazo de seguridad, por lo que no obliga a aplazar la entrada en la parcela tratada o demorar la recolección.

TABLA DE PRECIOS

FORCE-CONTACT 20L 3,88€
FORCE-CONTACT  5L 4,48€
FORCE-CONTACT  1L 6,68€

Oportunidad de los tratamientos: Cuando y como tratar

Las hembras de mosca blanca suelen realizar las puestas en el envés de las hojas nuevas, por lo que se aconseja la inspección periódica de los brotes jóvenes cuando las temperaturas empiecen a ser las idóneas para el desarrollo de la plaga. A menudo bastará, como evidencia, con el vuelo o la presencia de los primeros adultos en la parcela.

Los estadios más resistentes a la acción de los insecticidas son el cuarto y el de huevo. Por el contrario, los estadios en los que las moscas blancas resultan más vulnerables son los de larvas jóvenes, L1 y L2.

Para prevenir el ataque de la plaga, se juzga determinante una nutrición equilibrada del cultivo. En concreto, aportes excesivos de nitrógeno inorgánico resultan contraproducentes, pues generan un incremento de los niveles de nitrógeno soluble en los tejidos jóvenes, con lo que se convierten en una despensa de alimento para la mosca blanca y, por tanto, en un reclamo.

Asimismo, se aconseja verificar el buen estado de los equipos de tratamiento y añadir al caldo un buen tensoactivo que optimice el mojado del cultivo.

Para no malograr el potencial de los productos empleados en los tratamientos vía foliar, no se deben realizar las aplicaciones con viento. Un viento de 4 m/s (15 km/h) provoca una deriva de unos 5 metros. Tampoco se debe tratar en las horas centrales del día, ya que la acción del sol degrada a la mayor parte de los productos.

En cambio, la humedad ambiental y el estado turgente de la planta favorecen la absorción.

Recuérdese que con temperaturas superiores a 25 ºC se pueden producir fitotoxicidades y evaporación de las sustancias activas.

ECOFORCE

AGRONUTRIENTES ECOLÓGICOS DE ALTA CALIDAD

Como eliminar la Mosca Blanca

Publicado en Noticias Artículos técnicos Tratamientos por Ecoforce

Comprar micorrizas establecimiento plantas a precio de mayorista. Coste anual por hectárea de 80 €.  Producto con sello ecológico. Micorrizas arbusculares: las aliadas sigilosas de nuestros cultivos

Las micorrizas son asociaciones simbióticas establecidas entre determinado tipo de hongos y la gran mayoría de las plantas.

Los beneficios múltiples de las micorrizas se basan en que este tipo de asociación, al vincular las hifas del hongo con los pelos radiculares de la planta, aumenta notoriamente la capacidad exploratoria de las raíces más allá de la rizosfera y, por tanto, mejora la absorción de agua y nutrientes.

A efectos taxonómicos, se distinguen dos grandes grupos de micorrizas: ectomicorrizas y endomicorrizas.

Las ectomicorrizas se consideran propias de muy pocas familias vegetales (apenas el 3% de las fanerógamas). Son cortas, muy ramificadas y las hifas del hongo no llegan a penetrar en las células radiculares, se limitan a colonizar hasta la banda de Caspari.

Las endomicorrizas, por el contrario, aparecen en multitud de especies angiospermas y en casi todas las gimnospermas (salvo las pináceas). Entre los diferentes tipos de endomicorrizas, destacan por su interés agronómico las llamadas micorrizas arbusculares (MA), que pertenecen al orden Glomales, cuyo género más abundante y valorado es el Glomus (especialmente, la especie Rhizophagus irregularis).

A diferencia de los hongos ectomicorrícicos, las hifas de Rhizophagus irregularis penetran en las células radiculares y quedan envueltas por porciones de membrana plasmática, lo que da lugar a esas formas arbusculares tan características, estructuras fundamentales de la simbiosis, en las que se verifica el flujo bidireccional de nutrientes: la planta abastece al hongo de azúcares, mientras que el hongo le suministra a la planta iones de difusión lenta o iones necesarios en grandes cantidades (fosfato, amonio, nitrato, potasio).

Además de esta colonización del interior de la raíz, el hongo desarrolla otras clases de hifas, estructuras ramificadas de absorción, que exploran el suelo en busca de agua y nutrientes. Esta maraña de hifas externas también mejora la estructura y conservación del suelo, al aglutinar partículas y favorecer la formación de agregados. Por otro lado, está comprobado que estas hifas segregan elevadas cantidades de una glicoproteína insoluble en agua, la glomalina, que en la práctica se comporta como un pegamento natural y estabiliza los agregados, con lo que se mejora la aireación, el drenaje y la actividad microbiana del suelo.

Rhizophagus irregularis, según estudios recientes, ayuda a la planta a sobrellevar los daños causados por hongos patógenos (Phytophtora, Rhizoctonia, Fusarium, Pythium, Verticilium) o nematodos nocivos (Meloidogyne, Pratylenchus). Incluso está demostrado que los hongos formadores de micorrizas arbusculares estimulan mecanismos de defensa de la planta que le confieren una resistencia sistémica inducida.

En definitiva, la presencia de micorrizas arbusculares aporta los siguientes beneficios al agrosistema:

  • Mejora la estructura de los suelos agrícolas, al ejercer un efecto aglutinante sobre las partículas y propiciar la formación de agregados.
  • Fomenta la biodiversidad y la actividad de los microorganismos beneficiosos del suelo.
  • Aumenta la capacidad de absorción de nutrientes, algo sumamente ventajoso en los suelos deficitarios en fósforo.
  • Optimiza el estado hídrico de los cultivos.
  • Ante episodios de estrés abiótico y biótico, induce la resistencia de los cultivos y acorta los periodos de recuperación.
  • Incrementa la productividad de las cosechas, al uniformizar la floración y homogeneizar los calibres de los frutos.

ECOFORCE Agronutrientes y tratamientos ecológicos Venta y asesoramiento técnico

TELÉFONO DE ASESORAMIENTO TÉCNICO: 962 839 179

Publicado en Artículos técnicos por Ecoforce

Abono orgánico rico en Nitrógeno. Desde 238 € / tonelada (portes incluidos). Con registro ecológico. 6-7-7 + 50% MO

Con la fertilización orgánica se aspira a lograr dos objetivos:

1.- Conservar un adecuado equilibrio húmico en el suelo, para preservar sus propiedades físicas, químicas y biológicas.

2.- Proveer al cultivo de los nutrientes minerales necesarios para su desarrollo.

El logro de estos dos objetivos presupone contar con cierta información:

  1. Conocer el humus preciso para un buen nivel de fertilidad orgánica en el cultivo. En los suelos pobres en materia orgánica, se recomienda aportes superiores a los de mantenimiento, para ir mejorando paulatinamente su fertilidad.
  2. Conocer los nutrientes minerales precisos para obtener los niveles pretendidos de cantidad y calidad en las cosechas.
  3. Conocer el valor fertilizante de los abonos orgánicos empleados.
  4. Conocer el ritmo de mineralización de los abonos orgánicos. Ritmo que depende de la propia composición de dichos abonos y de las condiciones agroclimáticas. Se suele considerar que, en la zona mediterránea, el primer año, el año de la aplicación del abono orgánico, se libera el 50% de los nutrientes minerales; el segundo año, el 35%; y el tercero, el 15% restante.

A partir de toda esta información, los programas de fertilización orgánica deben establecerse según el tipo de suelo y conforme al sistema de cultivo implantado en cada parcela.

En la humificación, la materia orgánica fresca se transforma en humus. Y durante la mineralización, el humus se convierte en nutrientes minerales, CO2 y agua.

Para interpretar los niveles de humificación, se recurre a la relación C/N (carbono/nitrógeno orgánicos). Esta relación resulta elevada para materias orgánicas frescas, pero va desciendo a medida que se humifican, hasta estabilizarse en valores próximos a 10. La estabilidad no comporta inhibición microbiana, pues los microorganismos edáficos siguen actuando sobre el humus hasta mineralizarlo por completo.

La velocidad con que evoluciona la materia orgánica del suelo depende de la actividad microbiana y de la composición de los abonos orgánicos, como se ha dicho. Pero también de la humedad, la aireación, la temperatura, la disponibilidad de nutrientes, la salinidad y el pH del suelo.

Composición de los abonos orgánicos: cuanto más lignificados estén, más se ralentizará su evolución.

Humedad: con sequía o en regiones áridas, la materia orgánica permanece sin descomponer. La actividad microbiana exige un mínimo de humedad.

Aireación: la mayor parte de la población microbiana es de carácter aerobio. De modo que cuanto más aireado se encuentre un suelo, mayor actividad microbiana y mayor velocidad de descomposición de la materia orgánica.

Temperatura: a partir de los 5 ºC, la actividad microbiana y la velocidad de descomposición de la materia orgánica aumentan progresivamente con el incremento de la temperatura.

Disponibilidad de nutrientes: la actividad microbiana del suelo depende de la presencia de nutrientes minerales. Sobre todo, de la de nitrógeno.

Salinidad y pH del suelo: el pH idóneo para la evolución de la materia orgánica oscila entre 6 y 7. En los suelos salinos y alcalinos, debido a los pH elevados, los procesos de humificación se ralentizan.

6-7-7 + 50% MO es un abono orgánico en forma de microgránulos, obtenido por fermentación controlada de materiales de procedencia vegetal y animal, y exento de semillas y agentes patógenos.

6-7-7 + 50% MO mejora las propiedades del suelo y optimiza la nutrición de los cultivos.

OFERTAS ECOFORCE

PARA CANTIDADES SUPERIORES CONSULTAR PRECIOS ESPECIALES

Recuerde que los técnicos de Fertilizantes Ecoforce están a su disposición para hacerle llegar toda la información que necesite, con el fin de obtener el mejor rendimiento en sus cultivos. Presupuestos sin compromiso y entrega de producto en 24 horas. Teléfono: 96 283 91 79.

Publicado en Artículos técnicos por Ecoforce

Donde comprar harina de roca a precio de mayorista, desde 160 € /tonelada ( porte no incluido).

Harinas de basalto: revitalizador natural de los suelos agrícolas

El basalto es una roca ígnea de origen volcánico. Por su composición, se le considera una roca máfica; es decir, rica en magnesio y hierro. También contiene una cantidad considerable de calcio, algo más del diez por ciento. Sin embargo, comparado con otras rocas ígneas, su contenido en sílice es notoriamente menor, por debajo del cincuenta por ciento.

De un tiempo a esta parte, se viene insistiendo en los beneficios del basalto para la agricultura. Proliferan los textos en que se resaltan sus cualidades. A estas alturas, resulta incuestionable su capacidad como regenerador de suelos, dado que interviene eficazmente en la formación del complejo arcillo-húmico. Aportes de basalto mejoran la retención de agua en los suelos arenosos. Asimismo, en suelos con tendencia a la compactación, la aplicación de harinas de basalto aumenta la porosidad y favorece su calentamiento.

Al basalto también se le reconoce su efecto para modular el intercambio catiónico, de modo que propicia que los cultivos dispongan de nutrientes, al dificultar su lixiviación.

Por otro lado, el empleo de harinas de basalto, a diferencia de los fertilizantes de síntesis, no evidencia un riesgo de eutrofización, de consecuencias nocivas para el agrosistema.

Las harinas de basalto, al mejorar la estructura de los suelos, estimulan la actividad de los microorganismos aerobios, tan beneficiosos para la viabilidad de las parcelas agrícolas. Las lombrices, además, digieren con suma facilidad este tipo de harinas, circunstancia que hace del basalto una interesante fuente de humus.

Tampoco resulta desdeñable su aporte directo de microelementos. Ya se ha comentado su riqueza en magnesio, elemento esencial para la formación de la clorofila. O la de hierro, cuya carencia tan frecuentemente se manifiesta en forma de clorosis; sobre todo, en frutales y hortalizas. También contiene el basalto calcio, elemento imprescindible en las paredes y membranas celulares de las plantas, y cuya función como segundo mensajero cada vez cobra más relevancia. Y, pese a ser el basalto una roca ígnea relativamente pobre en sílice, no deja de ser un proveedor solvente de silicio, elemento presente en los tejidos vegetales, dotándolos de firmeza y contribuyendo a disuadir los ataques de patógenos y plagas.

ECOFORCE

Agronutrientes y tratamientos ecológicos

Venta y asesoramiento técnico en el 962839179

Publicado en Artículos técnicos Ofertas Tratamientos por Ecoforce

Comprar nitrógeno orgánico para plantas al mejor precio.  Riqueza 12% nitrógeno + 16% de aminoácidos libre.

FORCE-NITRO: L-amioácidos de origen natural

Un aminoácido es una molécula orgánica que consta de un átomo de carbono central unido a un grupo amino (-NH2), un grupo carboxilo (-COOH), un átomo de hidrógeno y una cadena lateral variable conocida como grupo R. En aminoácidos como la metionina y la cisteína aparece en su composición además el azufre. No obstante, se admite que es el grupo R el que caracteriza a cada aminoácido y le otorga sus propiedades particulares.

Según la posición que ocupa el grupo amino respecto al átomo de carbono central, se distingue entre L-aminoácidos (levógiros) y D-aminoácidos (dextrógiros). En bioquímica vegetal, se viene afirmando que solamente los L-aminoácidos son asimilables por las plantas, forman parte de la estructura de las proteínas y se implican en su actividad metabólica.

Los aminoácidos puede sintetizarlos las plantas directamente del amonio y los esqueletos de carbono específicos, por transaminación a partir de aminoácidos preexistentes, o por modificaciones en el esqueleto de carbono de aminoácidos ya formados.

Los aminoácidos se unen entre sí cuando el grupo carboxilo de uno reacciona con el grupo amino de otro para formar un enlace peptídico. Si esta unión se da repetidas veces, se acaba generando una cadena polipeptídica. Es decir, lo que se conoce como la estructura primaria de una proteína.

Las proteínas, aparte de por su función estructural, resultan indispensables por intervenir en los procesos bioquímicos de la planta, ya que enzimas, hormonas y diversos compuestos implicados en la defensa e inmunidad son proteínas o tienen como precursor a una de ellas.

Pese a que las plantas, en condiciones normales, son capaces de sintetizar de por sí los veinte aminoácidos esenciales, no deja de constituir un proceso bioquímico que exige gasto de energía. De modo que, en principio, aplicaciones exógenas de aminoácidos al cultivo le ahorrarían una cuota de energía con la que podría disponer para, dado el caso, afrontar situaciones de estrés o rendir una mayor cosecha.

FORCE-NITRO se presenta en forma de microgránulos hidrosolubles, y se ha concebido como bioestimulante orgánico a base de L-aminoácidos obtenidos por hidrólisis enzimática. Su completo y equilibrado aminograma lo convierte en una eficaz ayuda para todo tipo de cultivo durante los periodos de mayor exigencia vegetativa o ante episodios de estrés.

ECOFORCE

Agronutrientes y tratamientos ecológicos

Venta y asesoramiento técnico

 

Publicado en Artículos técnicos por Ecoforce
Página:
  1. 1
  2. 2